Wednesday 11 november 3 11 /11 /Nov 04:03

     El vestido, es sin lugar a duda, la respuesta al medio en el que se usa: el clima, la configuración física del lugar, etc. Determina colores, telas y hasta adornos, pero es también en buena medida la conformación histórica de los diferentes pueblos. Otro elemento fundamental en el uso de las diferentes prendas; en tal razón el atuendo de las regiones de la entidad es variable tanto por el número de etnias existentes como por la diferenciación geográfica de cada una, por otra parte es en la mujer donde las prendas del vestido encuentran la verdadera significación de cada sitio. Tres regiones se caracterizan por su vestuario: La Huasteca, la Sierra Tepehua y el Valle del Mezquital.

      Así tenemos que en la Huasteca, donde el clima es regularmente caluroso y húmedo la mujer viste regularmente blusa de manta blanca, de cuello cuadrado, adornado con una tira bordada que abarca parte de los hombros en la que se dibujan flores de brillantes colores que combina con una falda blanca o de color, sin adorno alguno, que llaga hasta media pierna, la mayoría caminan descalzas. Su cabello es trenzado, acomodado sobre la cabeza formando un círculo sobre el que colocan un recipiente de barro, o tejido, para llevar agua o comestibles.

      El vestuario de la región Tepehua a la altura de Acaxochitlàn, caracterizado por su clima templado, regularmente frio, se compone de una blusa de manta con bellísimos adornos bordados en hilo verde o rojo, que cubren el hombro y parte de la pequeña manga; falda de color oscuro, negro, azul o café, que se enreda a la cintura y se ciñe con una faja de regular anchura, tejida en el telar de cintura de tipo prehispánico, todas caminan descalzas.

     El clima templado seco de la zona mezquitalense habitado de grupos otomíes o-ñhañhu (como se designan en su propio idioma) determina el uso del vestido tradicional confeccionado primordialmente de manta. La blusa lleva un fino bordado llamado “pepenado” que se realiza con hilo de colores negro, rojo, azul y verde, que abarca los hombros, parte de las mangas, la pechera y la espalda, con dibujos que representan el Nahui Ollin ( cuatro movimientos) y el Xinicuilli (constelación de los gemelos). El primero tiene un aspecto de una estrella de cuatro o seis picos y el segundo es una línea ondulada o quebrada, hecha con una especie de ramas pequeñas con hojas, que forman una tira en la que se encierran dibujos de diversos animales, tales como pájaros, perros, caballos, etc. La falda a media pierna, en ocasiones lleva un ribete bordado en su extremo inferior. Suelen emplear también el Quesquèmetl puesto sobre la camisa o anudado a la cabeza, aunque una prenda muy usada, es el ayate delgado, hecho con fibra del corazón del maguey que les sirve para protegerse de las inclemencias del sol. Debido a la fragosidad del suelo se usan huaraches de cuero.

      No es de extrañarse el uso de mandiles, y sobrefaldas de fino tejido en ixtle en las que se observan algunos bordados muy vistosos.

Por Julio Cesar de la Cruz del Angel - Publicado en: turistico
FORMATO DE COMENTARIO O SUGERENCIA - Ver los 2 comentarios
Volver a la página principal
 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso